¿Qué es un chamán?

Extracto de la colaboración de Michael Harner en el libro: “El viaje del chaman. Curación, poder y crecimiento personal.” Recopilado por Gary Doore, de varios autores.

La palabra chamán procede del lenguaje de la tribu Tungus de Siberia. Esta palabra ha sido elegida especialmente por los antropólogos y dotada de una definición técnica específica, a fin de describir con precisión a ciertos miembros de dichas sociedades indígenas que a ratos desempeñan determinadas funciones en la comunidad.

La ventaja de disponer de un término técnico específico es la de no confundir su significado con el de otras palabras más generales e históricamente cargadas de connotaciones, tales como brujo, hechicero, curandero, médium o vidente. A cada una de estas palabras se atribuyen, además, ciertas significaciones, según haya sido su uso en el pasado.

Si queremos calificar de chamanes a ciertas personas en la sociedad occidental contemporánea, podemos evitar mucha confusión ateniéndonos al significado exacto de dicho término.

Mircea Eliade, el gran estudioso de las religiones compa­ radas que falleció en 1986, propuso una definición de chamán en su clásica obra Shamanism. Según él, entre otras características, el chamán es un hombre o una mujer que «viaja» en un estado alterado de conciencia (al que en otros escritos de­ nominó estado de conciencia chamánico, o ECC), inducido habitualmente por el toque rítmico de tambores o de otros instrumentos de percusión, o en algunos casos por el uso de drogas psicoactivas.

Utilizando un término de Carlos Castaneda, en su ECC el chamán viaja a la «realidad no ordinaria».

Estos viajes se emprenden generalmente para ayudar a los demás, a los miembros de la comunidad, de muchas formas distintas. Por ejemplo, puede que el chamán viaje:

- para diagnosticar o tratar alguna enfermedad; por motivos adivinatorios o proféticos,

- para la adquisición de poder a través de su interacción con los «espíritus», los «animales de poder», los «guardianes», u otras entidades espirituales,

- para establecer contacto con los guías o maestros de la realidad no ordinaria, a quienes puede que el chamán pida consejos relacionados con problemas tribales o individuales,

- o para ponerse en contacto con los espíritus de los difuntos.

Durante dichas actividades, el chamán suele permanecer consciente, así como en control de sus facultades y de su voluntad, y es atípico que sufra amnesia al regresar a la realidad ordinaria.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Formación Chamánica

Información:
Jayani +34 658 924 745
info@formacionchamanica.com

 

 

Copyright © 2015 by Tamir & Jayani.